Que tan grave es el cancer de ovario?

¿Qué tan grave es el cáncer de ovario?

El cáncer de ovarios es muy grave, en especial si no se detecta temprano. El cáncer de ovarios es el 5.º cáncer más letal para las mujeres cis. Se producen alrededor de 21,000 diagnósticos de cáncer de ovarios por año en los EE. UU., de los cuales 14,000 casos terminan en muerte a causa de la enfermedad.

¿Cómo saber cuando se tiene cáncer en los ovarios?

Pruebas de detección para el cáncer de ovario Las dos pruebas que se usan con más frecuencia (además del examen pélvico completo) para detectar el cáncer de ovario son la ecografía transvaginal (TVUS) y la prueba de sangre CA-125.

¿Cuál es el tratamiento para el cáncer de ovario?

LEA TAMBIÉN:   Que parte del oido transforma las ondas sonoras en senales electricas?

Por lo general, el tratamiento para el cáncer de ovario es una combinación de cirugía y quimioterapia. Cirugía: El médico extirpa el tejido canceroso por medio de una operación. Quimioterapia: Tratamiento que utiliza medicinas especiales para reducir el tamaño del tumor o eliminarlo.

¿Cómo afecta el cáncer de ovario a la fertilidad?

Las mujeres con cáncer de ovario, de las trompas de Falopio o peritoneal pueden tener inquietudes respecto de si su tratamiento puede afectar su salud sexual y su fertilidad. Estos temas se deben conversar con el equipo de atención médica antes de iniciar el tratamiento.

¿Cómo se detecta el cáncer de ovario?

Las mujeres en alto riesgo deben hablar con su médico acerca de la detección del cáncer de ovario. Los ovarios pueden ser examinados a través del ultrasonido pélvico y a través de una sustancia llamada bíomarcador tumoral (CA-125) que se puede medir en una muestra de sangre.

¿Cómo se trata el cáncer de ovario después de la cirugía?

LEA TAMBIÉN:   Como podemos controlar nuestros impulsos?

Después de la cirugía, se recomienda quimioterapia al menos por 6 ciclos. Con más frecuencia se emplea la combinación de carboplatino y paclitaxel. Algunas mujeres con cáncer de ovario en etapa II son tratadas con quimioterapia intraperitoneal (IP) en lugar de quimioterapia intravenosa (IV).